Vea "Claves para un Mundo Mejor" en América TV - Sábados 09.00 hs y en Canal María/EWTN - Domingos, Miércoles y Viernes 21.00 hs. Vea "Claves para un Mundo Mejor" en América TV - Sábados 09.00 hs y en Canal María/EWTN - Domingos, Miércoles y Viernes 21.00 hs.

sábado, 7 de junio de 2008

Sentido del humor - Mamerto Menapache

"Tengan sal en ustedes y paz entre ustedes" (Marcos 9, 50).

El canto del río brota desde su cauce. Desde allí se desparrama. El fuego brota del corazón de la leña, y desde allí se comunica y se comparte. Si no hay fuego en los troncos, no hay llamarada entre ellos.

Es del corazón de donde brotan las realidades que se comparten entre los corazones. La paz y la alegría estarán entre nosotros si es que previamente están en nuestro corazón.
Para poder estar en paz entre nosotros, es necesario relativizar, es necesario tener un corazón unificado, enraizado hondamente en una realidad fiel. Y ser flexible a todo lo demás. Igual que los árboles.
Ellos se confían a la tierra por sus raíces y entregan su ramaje al empuje de los vientos así sus ramas ríen, cantan, gimen y se hamacan, y con ello dan vida al bosque entero.
Los árboles tienen sentido del humor. Porque tienen fe en sus raíces que se alimentan del humus que la vida ha ido creando con todos los vegetales que los precedieron. Así logran crear la unidad del bosque, y pueden tener paz entre ellos.
La paz sólo es posible en una comunidad que tienen sentido del humor. El humor es la sal del corazón: es lo que da sabor a cada acontecimiento. Es intuitivo y logra siempre desdramiatizar lo que es relativo. Nada de lo auténticamente humano es dramático. Porque el dramatismo es la careta que se pone un acontecimiento cuando uno es incapaz de vivirlo desde la seguridad de sus raíces.
El Señor les decía a sus discípulos:
- También ustedes están tristes ahora, pero volveré a verlos y su corazón se alegrará. Y a ustedes nadie podrá quitarles su alegría.
Nosotros hemos puesto nuestra seguridad en el Señor. Como el mar ha puesto la garantía de su incorruptibilidad en la sal. Por eso el mal canta en paz, aun en medio de las tormentas.
Menapace Mamerto, Madera Verde, "Sentido del humor", Editorial Patria Grande, Buenos Aires, decimoséptima edición, mayo 1999.